Día Mundial del Agua: el impacto de su escasez en mujeres y niñas


El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo para rendirle homenaje y recordar la relevancia de este recurso esencial. A pesar de que todas las actividades sociales y económicas dependen en gran medida del abastecimiento de agua dulce y de su calidad, 2,200 millones de personas viven sin acceso al agua potable.


El tema de este año es "Valoremos el agua", y esta celebración tiene por objetivo concientizar acerca de la crisis mundial del agua y la necesidad de adoptar medidas para abordarla de manera de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible No 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todas y todos.


En el 80% de los hogares que sufren escasez de agua, las mujeres y las niñas son las responsables de recoger el agua. Esto a menudo implica tener que recorrer largas distancias y llevar cargas pesadas, lo que en algunos casos conlleva un riesgo importante de sufrir violencia. El tiempo que requiere esta tarea puede apartar a las niñas de la escuela y reducir las opciones que tienen las mujeres de obtener ingresos.


Además, la falta de agua y de saneamiento tiene consecuencias sanitarias importantes. Cuando los miembros del hogar enferman, son las mujeres quienes asumen en mayor medida el cuidado de las personas, además de enfrentarse a amenazas adicionales para la salud, como el tracoma, que se relaciona con una higiene deficiente y que puede llegar a causar ceguera. Durante el parto, disponer de agua y de saneamiento puede ser una cuestión de vida o muerte, tanto para la madre como para el bebé.