Iniciativas de la Ciudad para promover la igualdad de género y la autonomía económica de las mujeres



Organizar los quehaceres domésticos, ayudar a los chicos con las tareas escolares y llevarlos al colegio, asistir y acompañar a las personas mayores o a los hijos con discapacidad, pagar las cuentas. La lista de actividades no remuneradas que cualquier vecina o vecino realiza a diario es extensa. Y hay que organizarse para intercalarlas con las laborales.

En la Ciudad de Buenos Aires la distribución de aquellas tareas no remunerativas sigue siendo desigual entre varones y mujeres. Según la Dirección de Estadísticas de GCBA, las mujeres destinan casi dos horas más que las que les dedican los varones: un total de 5.29 horas diarias a estas responsabilidades. Ese tiempo representa, además, casi el 70% de una jornada laboral. La situación es más grave para las mujeres que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad social y económica, sector que dedica 6 horas diarias a los cuidados y tareas domésticas. Y mucho peor en los hogares monoparentales con jefa de hogar mujer. Estas desigualdades tienen un impacto directo en la autonomía económica de las mujeres. La alta dedicación a los cuidados y a las tareas domésticas genera que dispongan de menos tiempo para su uso personal, lo que atenta contra sus posibilidades de capacitarse, desarrollar o impulsar sus emprendimientos, mantener una presencia continua en el mercado laboral, así como de tener ingresos propios. En el aislamiento las mujeres tienen una mayor carga de trabajo de cuidados no remunerados. Las actividades con mayor sobrecarga son: limpieza del hogar (35%), cuidado de niños/as (28%) y ayuda en tareas escolares (22%) La disparidad también se ve reflejada dentro del mercado laboral: mientras 7 de cada 10 varones participan de ese universo, sólo 5 de cada 10 mujeres trabajan o están buscando trabajo. Además, las mujeres tienen una fuerte presencia en sectores de servicios domésticos y cuidados de personas, segmentos con gran informalidad y bajos salarios pero que se adaptan a la mayor sobrecarga que enfrentan las mujeres con respecto a las tareas de cuidado.

En este marco, el Gobierno de la Ciudad está trabajando para que el género no sea una limitante para prosperar en el mercado laboral, vivir una vida sin violencia y asumir posiciones de liderazgo en los ámbitos público, privado y comunitario. Y en ese sentido, la campaña de sensibilización #TareasParejas apunta a reconocer y revalorizar las tareas de cuidado, haciendo hincapié en la importancia de redistribuir los quehaceres domésticos y en que no haya tareas de mujeres o de varones.

“Impulsamos esta campaña para concientizar a todos los hombres y mujeres de la Ciudad acerca de la importancia en la corresponsabilidad en las tareas de cuidado. Reconocemos que es una tarea que requiere dedicación, horas y quita tiempo de trabajo remunerado a quien la ejerce. Desde ahí miramos la igualdad”, explica Marisa Bircher, secretaria para la Igualdad de Género del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

#TareasParejas busca concientizar sobre este tema y se complementa con una serie de herramientas concretas y precisas, que van desde oportunidades de formación y trabajo, a una infraestructura de 2.000 espacios de cuidado que incluyen Centros Integrales de la Mujer, escuelas infantiles, juegotecas, hogares de residencia permanente para mayores y escuelas de educación especial, entre otros.

Mapa de cuidados Todos los espacios de cuidado que se ofrecen en la Ciudad para primera infancia, personas con discapacidad y personas mayores, y qué servicios prestan están incluidos en esta herramienta georreferenciada que permite visualizar de forma sencilla las opciones más cercanas en cada barrio. Buenos Aires es la primera ciudad de la región que cuenta con un Mapa de cuidados. Programa de apoyo a la vida independiente Provee asistencia, asigna recursos y brinda apoyo para equiparar la oportunidad y lograr la plena participación e inclusión de las personas con discapacidad, en todos los ámbitos de la comunidad. Enlace al programa.

Subsidios gerontológicos El servicio otorga subsidios a adultos mayores en situación de pobreza o vulnerabilidad social bajo la forma de horas de asistencia gerontológica domiciliaria. El servicio es brindado por técnicos capacitados y acreditados por el Servicio de Atención Domiciliaria para Personas Mayores que brindan horas de asistencia gerontológica en el domicilio del interesado/a. Enlace al programa.

Vivir en casa es un programa que brinda acompañamiento económico a las personas mayores para que puedan seguir residiendo en su vivienda. Esta asistencia económica es aplicable a la estabilidad del alojamiento sostenible en el tiempo. Enlace al programa.

IPP La Iniciativa Público-Privada para la Igualdad de Género en el Mercado de Trabajo (IPP) es un plan de acción público privado, basado en evidencia, que busca eliminar las desigualdades persistentes de ingresos salariales entre varones y mujeres e incorporar a más mujeres al mercado de trabajo en igualdad de condiciones, haciéndolas protagonistas del desarrollo económico de la Ciudad. Dentro de esta agenda se enmarca una iniciativa que reúne empresas comprometidas con la agenda de cuidado y que busca promover prácticas innovadoras para su personal en su rol de madres, padres, cuidadoras y cuidadores.

Oportunidades laborales El sector de los cuidados también debe ser visto como una oportunidad laboral. La Ciudad prepara capacitaciones gratuitas dirigidas a personas que ejerzan o quieran ejercer tareas de cuidado domiciliario y/o institucional, a fin de mejorar la calidad de vida de la población mayor y promover que los servicios de cuidados y asistencia cuenten con personal especializado para una atención adecuada e integral. Actualmente ya funciona el Registro de personas que Cuidan, donde se puede acceder a un listado de personas certificadas para empleos en Cuidados. Enlace al programa.

A su vez, la Ciudad ofrece una formación para Asistentes Personales para la Vida Independiente de personas con discapacidad. La capacitación dura tres meses y debido a la pandemia su formato se adaptó a la virtualidad. Una vez aprobado el curso, los/las asistentes brindarán apoyos a las personas con discapacidad para equiparar sus oportunidades y lograr su plena participación e inclusión, en todos los ámbitos de la comunidad.

Créditos blandos La Ciudad ofrece el Crédito Mujeres Emprendedoras del Banco Ciudad que otorga hasta $300.000 a simple firma y a tasa subsidiada.

“La igualdad de género es fundamental para lograr el desarrollo económico y la prosperidad de la Ciudad. Una mayor participación de las mujeres en la economía del país generaría un mayor bienestar económico general”, sostiene Bircher. Y agrega: “Es por ello que una distribución más equitativa de las tareas de cuidado implica un beneficio para toda la sociedad en su conjunto. Asimismo, una mayor autonomía económica de las mujeres se transforma en una mayor independencia y una reducción en la exposición a situaciones de violencia doméstica, otro de los desafíos en los que debemos actuar”. Un 51% de las mujeres siente una sobrecarga en tareas de cuidados y domésticas desde que comenzó el aislamiento por la pandemia Durante la pandemia, las diferencias entre varones y mujeres se incrementaron. Según el INDEC (2020) en el 70,3% de los hogares las mujeres asumieron la principal carga de las actividades de cuidado a miembros del hogar. Y solo en el 15% de los hogares, dichas responsabilidades fueron asumidas de forma equitativa entre varones y mujeres. Además, en los hogares con hijos/as de 2 a 17 años, el 74,2% de los hogares declaran que las tareas de apoyo escolar estuvieron a cargo de las mujeres de la familia, y solo en el 7% estas tareas fueron implementadas de forma equitativa entre varones y mujeres. “Creemos, sin ánimos de equivocarnos, que trabajar para la autonomía económica de las mujeres es trabajar para el desarrollo de la Ciudad y una mejor calidad de vida familiar”, concluye Bircher.

Fuente: buenosaires.gob.ar