Tres expertas revelan los secretos del Malbec


En Argentina se consume vino desde principios del siglo XVI. Las primeras cepas que se cosecharon en el mundo eran originarias de Armenia, Irán, Irak e Israel. Entre ellas estaba el Malbec, nombre que se le atribuye a un húngaro que vivió en el siglo XIX. Cuentan que este viticultor fue quien identificó la uva y la introdujo en el mercado de Francia.

Esos primeros imperios, expertos en vino desde hace varios siglos atrás, expandieron sus cultivos por Europa, cruzando luego los océanos para llegar a América de la mano de Cristóbal Colón.


Con resultados negativos en Centroamérica, a causa del clima caribeño, los colonizadores fueron probando las cepas por diferentes partes del continente, y para 1543, las vides ingresaron a la que más tarde sería la ciudad de Salta y a la zona de Cafayate, provenientes desde el Alto Perú. Sin embargo, fue en Santiago del Estero donde nació la viticultura argentina. La necesidad de producir vino para la misa causó el "milagro".


La expansión por todo el país siguió de la mano de los Jesuitas. Para 1598 había viñedos en Córdoba, Santa Fé, Buenos Aires y Misiones, donde se encontraba una de las plantaciones más importantes del territorio. Mendoza y San Juan fueron sitios claves, ya que por allí ingresaban al territorio las vides provenientes de Chile, que ya contaba con una prominente producción vitivinícola.

Desde entonces la malbec se adaptó al suelo y al clima argentino, y se convirtió en la uva más plantada en el país. Si bien la torrontés es la única uva nativa, la uva malbec se distribuyó en todo el territorio nacional, obteniendo excelentes resultado en todas las regiones. En la actualidad, hay unas 43 mil hectáreas con esa variedad.

Para conocer más sobre la cepa más representativa del país, dialogamos con tres expertas.



"El Malbec es nuestra insignia en el mercado de exportaciones. Que nos reconozcan internacionalmente de esta manera costó mucho trabajo, y sobre todo tiempo.

Los números indican que por cada 7 botellas de malbec que se exportan, eligen también 1 de Cabernet Sauvignon, 1 de Chardonnay, y en el último tiempo aumentó la categoría Red Blend", explica Belén Soler Valle, Manager y dueña de Bodega Vinos de Potrero, ubicada en Gualtallary, Valle de Uco, Provincia de Mendoza.


"Para mí no sólo es la variedad emblemática Argentina, sino que también como variedad propiamente dicha es muy noble, muy plástica, se puede hacer vino muy estructurado, frutado, rosado", sigue la especialista.




Para Sol Alsina, Sommelier Ramos Generales, Bodega Kaiken, "el Malbec es una cepa adaptable al terroir con clima cálido y soleado. Está plantado en diversos terruños del mundo. Es una cepa versátil en cuanto a la elaboración ya que podemos hacer vinos blancos, rosados, tintos suaves, con cuerpo y vinos espumantes. Es una cepa resistente al cambio climático que se adapta a altas temperaturas. Con una astringencia media que lo hace agradable en el paladar".


En la misma línea, Verónica Ortego, enóloga de Mythic Cellars, asegura que "es un varietal con un potencial enorme. Con el paso del tiempo hemos ido descubriendo distintos lugares donde se adapta perfectamente con diferentes estilos. Es noble y muy versátil. Tiene fruta y estructura, y se adapta increíblemente a vinos tanto de guarda como del año y frescos. Sin dejar de mencionar que es utilizado para elaborar blancos y rosados donde se logran grandes productos".





Con que maridar el Malbec


Soler Valle: "Un vino Malbec fresco y joven se puede acompañar muy bien con pastas con una rica salsa suave, con ensaladas o en una picada con buenos quesos. Y un Malbec con estructura, con paso por madera, se puede llevar bien con un rico asado, con carnes rojas acompañado de papas y batatas. También puede acompañar muy bien un postre de chocolate".

Alsina: "Puede acompañarse con carnes magras y verduras asadas, como también en una picada con quesos semiduros. Las pastas rellenas, como los sorrentinos de calabaza, son una gran elección al momento de disfrutar esta cepa tan versátil. Acompaña tanto un plato de carnes rojas al fuego, como una némesis de chocolate negro".


Ortego: "Creo que depende un poco del estilo, yo siempre digo que el mejor maridaje es una buena compañía, o en un momento de disfrute con uno mismo. Pero si se adapta muy bien en el caso de algunos tintos a carnes rojas o pastas. En el caso de los rosados, podemos ir con carnes blancas o algunos vegetales de estación".


Un Malbec recomendado y por qué


Soler Valle: "El Potrero Reserva Malbec, en la primer cosecha que presentamos que fue 2016, ese para mí realmente fue un desafío, porque tuvimos que armar el portfolio con toda la uva Malbec de nuestra finca en Gualtallary en Valle de Uco y este, de hecho, fue el que mejor se posicionó y que tuvo mejor relación, mejor equilibrio con la madera, muy fácil de beber , muy disfrutable. Fue desde el principio el más aceptado por el consumidor y siempre tuvo la huella de la microrregión de Gualtallary, es un fiel exponente de este terroir, está muy presente, la tiza, la cuestión mineral que siempre se le atribuye y la parte salvaje, pero sin ser demasiado rudo".


Alsina: "Yo recomiendo el Kaiken Ultra Malbec, debido a su equilibrio entre la fuerza de la fruta y madera, redondo en boca, aterciopelado. Notas a mermelada de moras, yogurt de frutilla, vainilla, flores secas y violetas. Un excelente exponente de un clásico Malbec reserva de Luján de Cuyo".


Ortego: "Mythic Divine Creations Malbec Nouveau 2020, es el que rompió los esquemas del Malbec mendocino, realmente un vino que nos encantó hacer y que nos sorprendió muchísimo".


¿Se están elaborando buenos vinos rosados y blancos de Malbec?


Soler Valle: "Los rosados de Malbec están inspirados en los rosados del sur de Francia, que hoy en día son tendencia y nos encantan. Buscamos hacerlo con el Malbec para que tenga una impronta bien Argentina, 100% mendocina. Son vinos que poseen una acidez natural, refrescante y con mucha fruta. El contacto con las pieles es muy corta, apenas unas poquitas horas. Cuando hablamos de esta cepa, su color es de un rosado tenue muy elegante. En nariz puede presentar intensas frutas rojas frescas, así como notas cítricas. En boca son vinos de refrescante acidez, en el cual se percibe la fruta en primer plano. Poseen intensidades medias, frescas y equilibradas. Ideal para acompañar con carnes blancas, ensaladas y mariscos. Gracias a su versatilidad y frescura, el rosado es un vino perfecto para acompañar diversas comidas y situaciones de consumo. Es una bebida que va muy bien como aperitivo, pero que al mismo tiempo marida muy bien con ensaladas, carnes, pastas y hasta algunos quesos suaves y cremosos".


Alsina: "Los rosados de Malbec son vinos ideales para un día de verano como aperitivo. También en cóctel con almíbar de pimienta, frutillas frescas y jugo de limón. En conclusión, el Malbec es una cepa que puede darnos vinos de alta calidad, complejos, elegantes , además puede darnos vinos frescos y fáciles de tomar".


Ortego: "Justamente se caracterizan por sus hermosas notas frutadas, acidez muy equilibrada y fresca, y al mismo tiempo cierta estructura en boca. Por lo cual hacen que sean vinos muy disfrutables, muy amables y adaptables a diferentes momentos".


Fuente: Ambito Financiero.